Ir a Tecnología
Ir a Videojuegos
Ir a Fotografía
Ir a Hogar
Mejor procesador gaming: cuál comprar

Mejor procesador gaming: cuál comprar

di Matteo Gobbi
Specialist Montar PC gaming
actualizado el 11 de junio de 2019
6169 usuarios han encontrado útil esta guía
6169 utenti hanno trovato utile questa guida
N.B. La guía Mejor procesador gaming está monitoreada y actualizada mensualmente con las nuevas salidas del mercado. Para mayores detalles sobre cómo realizamos nuestras guías te recomendamos que visites: Cómo Trabajamos. La última actualización es de Julio 2019.

El objetivo de este artículo es guiarte a la compra del mejor procesador gaming, la principal unidad informática que podemos considerar el cerebro del ordenador. Por lo tanto, el rendimiento global de tu configuración viene determinado principalmente por este elemento, por lo que le recomendamos que se elija el procesador como primer componente cuando se desea ensamblar un PC. En los juegos en particular, la tarjeta de vídeo juega un papel clave, pero sin el apoyo de una CPU sólida no podremos explotar todo su potencial. Vamos a averiguar los criterios básicos para elegir el mejor procesador gaming.

Mejor procesador gaming: cuál comprar

Los procesadores (o CPU ) para ordenadores de sobremesa están fabricados exclusivamente por los dos gigantes mundiales: Intel y AMD. Para los juegos, Intel ofrece sin duda la opción más sensata, si consideramos conjuntamente el rendimiento, el precio y -sobre todo- la longevidad y la optimización de los juegos. Dicho esto, sin embargo, incluso AMD es una buena opción, especialmente si tu presupuesto es limitado.

Arquitectura y socket

¿Cuáles son las variables que hemos adoptado para elegir las CPUs que propondremos? Afortunadamente, los elementos que impactan en el proceso de selección no son muchos, cuando se trata de la CPU. Lo más importante es sin duda la arquitectura del procesador en cuestión, ya que esto determina el nivel de modernidad, eficiencia y potencia del procesador.

Además, controlar el socket de la CPU también es importante porque de lo contrario se arriesgaría comprar una CPU que no es compatible con la placa base gaming que se posee. Para evitar este inconveniente, sólo sugeriremos procesadores de la generación actual y anterior, para que puedas cubrir todas tus necesidades de rendimiento y presupuesto sin sacrificar la compatibilidad con los MOBOs modernos.

Core, thread y clock

Después de analizar este aspecto, pasamos a revisar todos aquellos elementos que impactarán directamente en el rendimiento. Entre estos seguramente lo que más influye en el resultado final es el número de núcleos (core) y thread , o la cantidad de unidades de procesamiento (físicas y virtuales) que están presentes en el procesador.

Cada uno de ellos operará a una frecuencia determinada, por lo que establecer cuáles son los clock en GHz es también un aspecto muy esencial para determinar el potencial de la CPU. El mejor procesador gaming también podrá ser overclocked (mejorado para aumentar aún más el número de relojes), pero no todo el mundo quiere esta característica, por lo que ofreceremos modelos que se ajusten a ambos casos.

Gama media-baja

AMD Ryzen 3 1200

Este procesador  compatible con el socket AM4 tiene cuatro núcleos, funciona a una velocidad de 3,1 GHz (hasta 3,4 GHz en Turbo) y dispone de 8 MB de caché L3.

Las últimas incorporaciones a la familia Ryzen ofrecen un rendimiento sólido en este rango de precios, especialmente el procesador AMD Ryzen 3 1200 puede presumir de la potencia de cuatro core eficientes y buena frecuencia. La empresa siempre ha sido la segunda opción en términos de procesadores, pero recientemente AMD ha vuelto en la carrera con la competitiva arquitectura Zen y una increíble relación precio/rendimiento. Al igual que el resto de los modelos Ryzen, este quad-core también ofrece la posibilidad de overclocking, y es capaz de obtener aún más rendimiento de este prometedor procesador. Tanto en aplicaciones profesionales como en juegos, estamos seguros de que AMD Ryzen 3 1200 no defraudará tus expectativas.

Puedes comprar AMD Ryzen 3 1200 en Amazon o si lo prefieres en eBay

Intel Core i3 8100

Este procesador compatible con socket LGA1151 tiene cuatro núcleos, funciona a una velocidad de 3,6 GHz y tiene 6 MB de Smart Cache.

Los nuevos procesadores Intel Core i3 cuentan ahora con cuatro núcleos que se aproximan al rendimiento de los anteriores procesadores Intel Core i5 de la séptima generación. Una mejora que acogemos con los brazos abiertos y que lleva el estándar de un PC de juegos a un nuevo nivel. Intel se centra en la alta frecuencia de sus CPUs que le dan a la compañía, en este caso, una ligera ventaja en los juegos. Aquí tienes el mejor procesador gaming Intel, para una configuración de juegos moderna y de bajo costo.

Puedes comprar Intel Core i3 8100 en Amazon o si lo prefieres en eBay

Gama media

AMD Ryzen 5 2600

Este procesador compatible con el socket AM4 tiene seis núcleos y doce thread, funciona a una velocidad de 3,4 GHz (hasta 3,9 GHz en Turbo) y dispone de 16 MB de caché L3.

Con la segunda generación de AMD Ryzen, la compañía optimiza varios aspectos de esta exitosa serie de CPUs. AMD Ryzen 5 2600 se abre paso en competencia con la octava generación de Intel Core i5. El punto fuerte es, como siempre, la excepcional relación precio/rendimiento, asi que sigue dificultando las cosas a su rival azul. Con este lanzamiento, el fabricante promete una frecuencia más alta que podrá contribuir en las sesiones de juego más intensas. Intel sigue teniendo cierto liderazgo en esta área, pero la brecha es cada vez menor y la segunda generación de AMD Ryzen es una clara prueba de ello. Uno de los mejores procesadores de ‘equipo rojo’, excelente alternativa como mejor procesador gaming.

Puedes comprar AMD Ryzen 5 2600 en Amazon o si lo prefieres en eBay

Intel Core i5 8400

Este procesador compatible con socket LGA1151 tiene seis núcleos, funciona a una velocidad de 2,8 GHz (hasta 4,0 GHz en Turbo) y tiene 9 MB de Smart Cache.

Otra respuesta del productor azul a la amenazante serie de AMD Ryzen. En esta ocasión, el Intel Core i5 8400 destaca por sus seis núcleos y su arquitectura Coffee Lake, haciendose espacio en nuestra selección del mejor procesador gaming. El hermano mayor Intel Core i5 8600K ofrece frecuencia mucho más alta y posibilidades de overclocking, pero cuesta mucho más que el Intel Core i5 desbloqueado. Para aquellos que quieren sacar todo el potencial de su CPU y aquellos que tienen monitores con una refresh rate muy alta, el Core i5 8600K será más atractivo, pero para los usuarios que buscan la mejor relación precio/rendimiento, el Core i5 8400 gana sin lugar a dudas. Una vez más, la principal ventaja viene dictada por la arquitectura Intel, que generalmente permite un mejor rendimiento en los juegos que la competencia (con tarjetas de vídeo de gama alta). Una excelente alternativas si buscas el mejor procesador gaming.

Puedes comprar Intel Core i5 8400 en Amazon o si lo prefieres en eBay

Gama alta

Intel Core i5 9600K

Este procesador compatible  con socket LGA1151 tiene seis núcleos, trabaja a una velocidad de 3,7 GHz (hasta 4,6 GHz en Turbo) y tiene 9 MB de Smart Cache.

Si estás buscando un procesador realmente bueno para videojuegos que siga siendo relevante durante varios años, pero no quieres invertir en un i7 caro, entonces no aceptes sustitutos. La arquitectura de Intel ya permite un mejor rendimiento en los juegos que la competencia (especialmente cuando va acompañada de tarjetas de vídeo de gama alta).

La principal ventaja, sin embargo, es que por unos 60 € más con respecto a su homólogo no K, esta CPU ofrece al usuario una muy buena base para los videojuegos sin hacerte sentir en ningún caso la necesidad de equiparte con “algo más”. Si tu intención es puramente de juego y no piensas tener en futuro necesidades para la edición y propósitos similares, entonces, este es el procesador de juegos que necesitas.

Puedes comprar Intel Core i5 9600K en Amazon.

Intel Core i5 9600K
Precio recomendado: € 249.39Precio: € 249.39

Intel Core i7 9700K

Este procesador  compatible con socket LGA1151 tiene seis núcleos y doce thread, funciona a una velocidad de 3,6 GHz (hasta 4,9 GHz en Turbo) y tiene 12 MB de caché inteligente.

Con sus doce hilos masivos en total y frecuencias realmente intensas, la parte superior de la gama de la 9ª Gen será capaz de satisfacer a los usuarios más exigentes. La principal ventaja de este procesador es la promesa de un rendimiento superior en los juegos en comparación con la anterior parte superior de la gama Intel Kaby Lake. El Intel Core i7 9700K de hecho empujará al límite las capacidades de las tarjetas de vídeo más potentes en el juego, confirmando la posición del fabricante en este segmento.

Este factor es importante, dando al i7 9700K una longevidad que es mucho mayor que la de cualquier otro procesador que ya hemos mencionado. Comprando este procesador durante al menos 5-6 años no habrá necesidad concreta de cambiar las CPUs, tanto para jugar como para editar y cosas por el estilo.

Puedes comprar Intel Core i7 9700K en Amazon o si lo prefieres en eBay

Cómo instalar el procesador

Una vez que hayas elegido el mejor procesador gaming para ti, te explicaremos, en esta etapa, todo lo que necesitas saber para montarlo correctamente en el socket de la placa base. En primer lugar es necesario localizar el alojamiento: es un área central de la placa base, de dimensiones cuadradas, donde reside el socket, el conector para el procesador reconocible por la presencia de una miríada de agujeros por encima de él.

Una vez que el procesador ha sido retirado de la caja (manipúlelo con extremo cuidado, tratando de no ensuciar los contactos ubicados en la parte inferior de la unidad), la inserción en el socket se realiza simplemente presionándo. Sin embargo, toma algún tiempo porque la operación es muy delicada y es fácil arruinar el componente. El zócalo de la placa base estará protegido por un sistema de bloqueo, que mantiene el procesador en su lugar una vez insertado.

En cuanto a la inserción, consulta de nuevo el manual para comprender la orientación del componente: en el chip procesador, de hecho, hay un pequeño triángulo en una de las cuatro esquinas. El manual de la placa madre te sugerirá la orientación correcta a adoptar, ayudándote con esta señal visual. Una vez insertado el procesador, se cierra el mecanismo de bloqueo del socket y se da el siguiente paso: montar el disipador, que se encargará de enfriar el pequeño chip que acaba de ser montado, cuando se calienta debido a la cantidad de trabajo.

Antes de proceder al montaje es necesario esparcir la superficie del procesador con una excelente pasta conductora de calor (normalmente se aplica previamente en el disipador de calor), recomendamos el aprobado Arctic MX-2 disponible en Amazon o se puede optar por cualquier pasta térmica en una tienda de electrónica, a un coste de unos pocos euros. La pasta, a menudo de color gris, se caracteriza por una elevada conductividad térmica y un elevado peso específico. Su función es eliminar el velo de aire inevitablemente presente entre el cuerpo del procesador y el disipador de calor, causado por el hecho de que las dos superficies no coinciden perfectamente.

Como el aire es un conductor de calor muy malo, su presencia entre las superficies acopladas disminuiría la eficiencia de la transferencia de calor entre la CPU y el disipador de calor. Cada tipo de usuario necesita un disipador de calor diferente: más silencioso, más barato, más eficiente.

6169 usuario han encontrado útil la guía de compras. ¿Tú también?
Si tienes más dudas preguntale a Matteo Gobbi a traves de la sección comentarios.